Este apartamento de 53 m2, que ocupa los dos últimos pisos de un edificio parisino al estilo de una torre, no se había reformado desde 1970. Con la reforma se pretendió modernizar la vivienda y optimizar el espacio, mejorando también la capacidad de almacenamiento.

Con el suelo de roble, la decoración se realizó siguiendo un patrón de colores neutros para dar un estilo elegante al apartamento. Con el fin de mantener el encanto de la vivienda se optó por dejar al descubierto las vigas del techo.

La sala de estar era muy pequeña ya que, originalmente, gran parte era ocupada por la cocina, que se encontraba donde actualmente está ubicado el comedor. Ahora ésta se ha colocado en la gran entrada de la vivienda, que era un espacio desocupado y sin funcionalidad. Una cocina con gran capacidad de almacenaje, en la que se ha combinado acero inoxidable y madera con frentes lacados en negro alto brillo.

En cuanto al mobiliario se han escogido pocas piezas de líneas rectas y sencillas con el fin de no sobrecargar el espacio.

Un bonito dúplex muy acogedor gracias a la combinación de materiales y colores escogidos en el que, pese a sus reducidas dimensiones, se ha sabido aprovechar el espacio al máximo para conseguir una sensación de amplitud y confort.

 

 

.

Fotos: www.marieclairemaison.com

Deja aquí tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s